viernes, 20 de abril de 2018

La resurrección del agua de Maria Antonieta Preto

La resurrección del agua
Maria Antonieta Preto
Traducción de Manuel Moya
Baile del Sol, 2012
Nada tiene desperdicio en la escritura de Maria Antonieta Preto en este libro, La resurrección del agua, en el que la esencia del relato radica en la perfecta relación entre los elementos literarios: los personajes de la historia, los códigos de la memoria y del mensaje constituyen el significado de las palabras a través de cada rasgo humano. Ya sea el relato mágico o cruento, contando la muerte o la vida de nuestros afectos, el lenguaje y el buen gusto estilístico ganan singularidad en el desarrollo de la narración.
Maria Antonieta Preto, periodista y ya considerada una de las mejores voces de la literatura portuguesa contemporánea, nos sorprendió con la publicación de Llueven cabellos en la fotografía (2004), cuentos sobre su raíz alentejana, que transfigura y nos transporta a todos aquellos lugares y en todos nos ofrece la posibilidad de observar y de sentir. Ahora confirma el ritmo poético de un sólido oficio literario y redobla una escritura poderosa tanto desde el punto de vista formal como desde el imaginativo (fascinantes nombres de personajes como el abuelo Antonásio y la abuela Bordália). Trabajando universos ancestrales, los signos son, sin embargo, de todos los tiempos y geografías, permaneciendo plenamente actuales.

Con este libro de relatos he descubierto a una autora con un estilo y una voz singular. Y es que más que sus historias, me ha gustado su forma de contar, de narrar. Con una prosa casi poética, llena de figuras, de metáforas... Para leer despacio, para saborear lentamente cada párrafo y no perderte nada. 
"Tengo los ojos llenos de historias, así como mis ojos están llenos de mundo."
Y me he encontrado con una autora comprometida, que trata sobre los grandes problemas del mundo:  pobreza, ecología, violencia, libertad, respeto por la lengua y la cultura de todos los pueblos...  Pero también tiene tiempo para los grandes temas de siempre: el amor, la vida, la muerte... Y nos enseña toda la magia, toda la poesía, todo la belleza que hay en el mundo.
"Por amor te doy por primera vez este cuerpo que nunca pediste. Por amor espera el cuerpo, el alma espera. Por amor esperamos toda una vida. Por amor somos capaces de vestir otra piel y otros colores; y nuestro dolor -sin que ningún odio nos atraviese la cruz de la vida. Acaso hoy mismo yo también muera de amor."

Es difícil, tengo que admitirlo. Al principio me costó meterme en sus historias, comprender todo lo que me quería decir. Pero poco a poco, vas haciéndote con su estilo, con su peculiar manera de contar las historias, con la poesía que destilan todas sus frases. Y al final, he terminado disfrutándola mucho.
"Mi lengua es nómada. Mi lengua está en todas partes. Mi lengua está donde existe el cuidado, la nobleza, la espontaneidad, la lucidez, el respeto. Mi lengua mira a los hombres, los lame, los mastica. A mi lengua le gustan los detalles. Mi lengua gusta de cuerpos, pero no de cuerpos desnudos. Mi lengua gusta de cuerpos desnudos, pero no de cuerpos que no les guste andar desnudos. Mi lengua no gusta de yugos ni hierros. A mi lengua le gustan las arrugas, pero no las esquelas. Mi lengua gusta de tatuajes, pero no de marcas. Mi lengua gusta de gestos interiores. A mi lengua le gustan los sonidos. A mi lengua le gustan las palabras. A mi lengua le gusta la poesía. Mi lengua es sonido, palabras y poesía. A mi lengua le gusta la poesía de los gitanos."

miércoles, 18 de abril de 2018

Violación de Chester Himes

Violación
Chester Himes
Trad: Lourdes Pérez González
Júcar, 1986

Me acerqué a esta novela por el reto que Serendipia organiza en su blog. Su título, conciso, y la excelente reseña de Juan Carlos, me llamaron mucho la atención. Y, desde luego, ha sido todo un acierto. 

Es un libro muy corto, que se lee de una sentada. Pero aquí hay materia para hacer una novela extensa. Pero el autor ha preferido ir al grano, sin recrearse en nada. Conciso, directo y sencillo. Así es el estilo de Chester Himes, al menos en esta novela.

Cinco negros son detenidos, acusados de violar y asesinar a una mujer blanca en un hotel en París. Todos los indicios apuntan a que ellos son los culpables. Pero el autor, de forma totalmente objetiva, analizando la vida de cada uno de los implicados, hasta de la propia víctima, demuestra que tales indicios no son suficientes para juzgar a estos hombres. Demuestra que si fueran de raza blanca, quizás el juicio fuera otro. Pone en duda no sólo todo el sistema judicial, sino también ese juicio que todos hacemos fuera de los estrados. Porque resulta más sencillo acusar, que pensar que estos hombres puedan ser inocentes. Porque en aquella época, todavía, no se comprendía que una mujer blanca pudiera tener relaciones con un hombre negro. 

Sí, se habla de racismo en esta obra. Se denuncia el racismo. Pero también hace hincapié en esa sumisión aceptada por los negros afroamericanos. Ellos parecen siempre aceptar la culpa, aunque no la tengan. Parecen muchos estar conformes con la supremacía de la raza blanca y aceptan estar en el escalón más bajo de la sociedad. Quizás porque es lo más cómodo, quizás por no buscar problemas...

Y quizás, el mayor atractivo de esta novela, reside en la forma que está contada. Sin diálogos, centrándose exclusivamente en los hechos, los títulos de los capítulos resumen de forma efectiva lo que nos vamos a encontrar en cada uno de ellos: El sumario, La defensa, El alegato... Aquí no hay suspense, no hay tensión. Hay una exposición objetiva de los hechos.  Y la duda... ¿Son estos cuatro hombres inocentes o culpables? Tendréis que leer este libro para saberlo.

martes, 17 de abril de 2018

Estos días leo...#64

Últimamente tengo la cabeza muy mal. Y no recuerdo los lunes publicar esta entrada. Rabitos de pasas tengo que tomar...

Esta semana sigo con El sueño de Creta de José Vicente Alfaro.
Mucho antes del nacimiento de la Grecia Clásica, hubo otra civilización extraordinaria emplazada en Creta, que alcanzó un alto grado de desarrollo cultural y artístico debido al dominio incontestable que poseía sobre el mar.

Desde el fabuloso palacio de Cnosos, el rey Minos gobierna sobre su pueblo centrado en mantener la paz, tras haber promovido el desarrollo del comercio y haber limpiado de piratas las aguas del Egeo. Su hijo, el príncipe Androgeo, sueña con convertirse en un gran héroe; mientras su hija, la princesa Ariadna, siente la repentina llamada de la vida religiosa a causa de una desgracia. Entretanto, una modesta aldeana llamada Melantea rescata a un misterioso joven que ha naufragado en las costas de Creta, que no tardará en enamorarse perdidamente de ella pese a las numerosas circunstancias en su contra.

Amor, intriga y mitología confluyen en la presente aventura, situada en el marco histórico de la espléndida civilización minoica.
Y empiezo La tragedia del girasol de Benito Olmo. E intuyo que me va a durar poco, que se lee muy rápido...


Suspendido de empleo y sueldo, el exinspector de policía Manuel Bianquetti se ve obligado a malvender sus servicios como investigador privado hasta que recibe un encargo aparentemente sencillo: proteger a un importante empresario durante su estancia en la ciudad.
Sin embargo, lo que parece un trabajo rutinario desembocará en un reguero de muertes que obligará a Bianquetti a dar rienda suelta a su instinto de investigador para sobrevivir, llevándole a descubrir que, a menudo, el sol que más calienta también es el que más quema.
Y vuestras lecturas, ¿cuáles son?

viernes, 13 de abril de 2018

Moby Dick de Herman Melville

Moby Dick
Herman Melville
Trad: Maylee Yábar Dávila
Alianza, 2018
El amplio mar, la constante contemplación del horizonte en busca de la presa, la abigarrada tripulación del "Pequod", ballenero comandado por un capitán tullido y obsesionado por su venganza... Surgiendo de la profundidad de las aguas, como un espectro, la encarnación del Mal: Moby Dick, la ballena blanca...

No sé cuántas veces he borrado ya el principio de esta reseña. Y es que es igual de difícil hablar de un libro que te ha encantado como hablar de un libro que te ha decepcionado. Aquí me encuentro en el segundo caso. ¿Qué esperaba yo de este libro? Aventuras, tensión, acción, obsesión... Y esperando me quedé.

Ciento treinta y cinco capítulos tiene el libro. Que recuerde el número de capítulos no es buena señal. Porque aunque venga señalado no es algo en lo que me suela fijar cuando un libro me está gustando mucho. Aquí lo miré más de una vez para ver cuántos me faltaban... De los ciento treinta y cinco capítulos podrán salvarse unos treinta, más o menos. En esos treinta se desarrolla la historia que todos conocemos de esta novela. No se molesta mucho en perfilar a los personajes, salvo  al capitán Ahab, con esa obsesión por Moby Dick. Eso sí, tiene un principio memorable y un final apoteósico. Pero desde ese principio hasta ese final, ¿qué encontramos? Pues un tratado sobre cetología preciso y conciso. ¿No sabías cómo eran las ballenas? ¿Ni los distintos tipos que hay? Pues no te preocupes, que cuando terminas el libro, eres un experto en el tema. Como también te conviertes en un auténtico experto en las leyes y reglas de la pesca de ballenas. Y si no te conviertes en un experto, es que has hecho uso del derecho que tiene todo lector de saltarse páginas, como he hecho yo. Sí, lo confieso. Me he saltado páginas.... Y también he hecho lectura rápida de otras... Y es que no quería abandonarlo, porque sé que si lo dejaba, no iba a encontrar ya el momento para volver a él. Y porque soy terca, también. Porque el libro, como Moby Dick para el capitán Ahab, empezó a convertirse en mi obsesión, en mi propio reto. Que superé. ¿Para qué? No lo sé, pero lo superé. Y sólo por eso estoy ya contenta. 

Y termino la reseña hoy con una pregunta que me ha estado rondando hoy la cabeza, no sé por qué. ¿Conocéis tod@s el final de esta novela? Que a veces se dan las cosas por sabidas, y da una más información de la cuenta y ya le fastidia la historia a alguien. 



miércoles, 11 de abril de 2018

Estigmas de Colin Falconer

Estigmas
Colin Falconer
Trad: Lorenzo Luengo
Algaida, 2013
En plena cruzada contra los cátaros, un caballero debe elegir entre Dios, el amor o el honor. Año 1205. El caballero Philip de Vercy, tras luchar contra los infieles en Tierra Santa, regresa al hogar con su familia. Pero Francia atraviesa una época tumultuosa, su esposa ha muerto durante el parto y su hijo padece de una grave enfermedad. La única esperanza para el pequeño parece ser una sanadora del Languedoc, Fabricia Bérenger, una joven y marcada con los estigmas de Cristo, de la que se dice que incluso resucita a los muertos. En su búsqueda de aquella mujer tocada por la gracia de Dios, Philip de Vercy se tropezará con el infierno de la cruzada albigense. Entre batallas sangrientas y matanzas de los herejes cátaros, el caballero deberá elegir entre Dios, el amor o el honor.

He disfrutado con esta lectura más de lo que esperaba. Creía que iba a estar más enfocada en los estigmas de la protagonista y tenía mis dudas. Pero me he encontrado con una historia muy bien construida, que aborda temas interesantes como la religión, la fe, el honor, las injusticias, la venganza... Y el amor. Y aunque así dicho, parece que es mucho, el autor acierta a la hora de introducir cada tema, de forma natural, sin rechinar. Poco a poco, pasito a pasito, el autor va consiguiendo crear una historia potente, en la que no sobra ni falta nada, sin que decaiga el ritmo en ningún momento. 

Acierta Colin Falconer con su pareja protagonista. Por un lado, tenemos a un caballero, Philip de Vercy, a quien las desgracias parecen acompañarle, poniendo a prueba su fe. Y por otro lado, tenemos a Fabricia Bérenger, hija de familia humilde, quien tampoco tiene una vida fácil. Sus visiones y sus estigmas son dos dones que le hacen sufrir más que otra cosa. Son dones que ella no quiere, porque la hacen diferente. Porque despierta el recelo e incluso el miedo de todos los que le rodean. A estos dos personajes los conocemos a la perfección: sus sentimientos, sus deseos, sus dudas, su falta de fe en ocasiones... No serán ellos los únicos que sufrirán esta crisis de fe. Conoceremos a lo largo de la novela a más personajes y no se librarán de esta crisis ni los monjes...

La ambientación histórica es de diez. El autor consigue plasmar con mucho realismo esa época de las Cruzadas del siglo XIII, una época en la que muchos inocentes murieron en la hoguera al ser considerados herejes. Una época violenta, de continuas guerras, de continuas luchas... Todo esto aparece reflejado en la novela. En algunos casos, la violencia incluso es excesiva, aunque no nos cuesta nada imaginar que la vida en estos tiempos fuera así.

Y con la novela histórica siempre se aprende. En esta ocasión, lo que me llevo bien aprendido es la creencia de los cátaros. Me ha resultado curiosa. Ellos creían que este mundo en el que vivimos es el infierno y que es cuando morimos, cuando las almas puras llegan al paraíso. El escritor ha conseguido plasmar bien y de forma amena cómo era la vida de los cátaros y las persecuciones que sufrieron de manos de la Iglesia.

En definitiva, una buena novela histórica que nos lleva a esa Edad Media, oscura, violenta, de las Cruzadas. Si os gusta leer sobre este período, muy recomendable.

martes, 10 de abril de 2018

Estos días leo...#63

¡Por fin me estreno con Alejandro Palomas! Voy ya por la mitad del libro y ya os puedo decir que estoy segura que voy a repetir con el autor.

En el reducido universo familiar de Amalia y sus tres hijos, Silvia, Emma y Fer, el engranaje se mueve al ritmo desacompasado de las emociones. Es una familia típica, y sobre todo, muy real. Un cosmos cocido al fuego lento de varias entregas que han atado a miles de lectores. Pero llega un día cumbre en sus vidas. Emma se va a casar y todos se sumergen en las tareas y los remolinos de organizar la mejor boda. La noche previa a la ceremonia, una llamada rompe la armonía familiar. Silvia, Emma, Fer y otros parientes se conjuran para poder celebrar a la vez el aniversario de Amalia, que coincide inevitablemente con la fecha de la boda. 24 horas de acelerón emocional que pondrán a prueba a todos y cada uno y al mismo engranaje familiar.
Un nuevo ejercicio de virtuosismo emocional. Una literatura que llega por el plexo y se inocua directamente a los sentimientos. Alejandro Palomas extiende su ya variada paleta de colores para dotar a sus personajes de los matices, sesgos y rasgos que los acercan a los lectores y éstos los reconocemos como a propios en sus particulares universos familiares.

 Y quiero empezar esta semana la última novela de José Vicente Alfaro y estrenarme así con el autor. Va la cosa de estrenos. Aunque el empujoncito definitivo para animarme con esta novela me lo ha dado la lectura conjunta  + sorteo que organiza  Laky de Libros que hay que leer y La reina lectora. ¿Os animáis?
Mucho antes del nacimiento de la Grecia Clásica, hubo otra civilización extraordinaria emplazada en Creta, que alcanzó un alto grado de desarrollo cultural y artístico debido al dominio incontestable que poseía sobre el mar.

Desde el fabuloso palacio de Cnosos, el rey Minos gobierna sobre su pueblo centrado en mantener la paz, tras haber promovido el desarrollo del comercio y haber limpiado de piratas las aguas del Egeo. Su hijo, el príncipe Androgeo, sueña con convertirse en un gran héroe; mientras su hija, la princesa Ariadna, siente la repentina llamada de la vida religiosa a causa de una desgracia. Entretanto, una modesta aldeana llamada Melantea rescata a un misterioso joven que ha naufragado en las costas de Creta, que no tardará en enamorarse perdidamente de ella pese a las numerosas circunstancias en su contra.

Amor, intriga y mitología confluyen en la presente aventura, situada en el marco histórico de la espléndida civilización minoica.

Y vuestras lecturas, ¿cuáles son?

viernes, 6 de abril de 2018

Cuídate de mí de María Frisa

Cuídate de mí
María Frisa
Plaza & Janes, 2018
«Dos de la madrugada. La chica tropieza al andar, ha bebido demasiado. Él la sigue a cierta distancia. Las calles están vacías, es difícil que la pierda de vista. Solo necesita encontrar el momento adecuado, un rincón oscuro. Al principio, quizá se asuste, tal vez grite. Pero luego todo irá bien. Él sabrá cuidar de ella esta noche...»
La subinspectora Berta Guallar y la inspectora Lara Samper trabajan en el Servicio de Atención a la Mujer de Zaragoza, una división de la Policía Nacional que se encarga de investigar los casos de delitos sexuales y de violencia de género. Berta, tenaz y empática, casada y con hijos, tiene dificultades para conciliar su vida laboral con la familiar, pero ama su trabajo y pone todo su empeño y tesón en ayudar a mujeres que sufren violencia de género. Lara, una psicóloga perspicaz e independiente, ha tenido que enfrentarse a multitud de obstáculos y actitudes machistas para ascender en su profesión debido a su impresionante belleza, pero ha llegado hasta inspectora gracias a su inteligencia y compromiso.
Cuando su jefe, el comisario Millán, les muestra un vídeo en el que se ve el cadáver de un joven calcinado, ambas saben que se enfrentan al caso más difícil de su carrera. La víctima, Manuel Velasco, fue juzgado por haber violado a Noelia Abad, una adolescente que regresaba a su casa tras acudir a una fiesta con sus amigas. Velasco salió absuelto, por lo que es altamente probable que alguien se haya tomado la justicia por su mano.
Berta y Lara se enfrentan a un crimen en el que tendrán que poner a prueba toda su pericia y profesionalidad, no solo para encontrar al asesino sino para impedir que sus sentimientos contradictorios respecto a la naturaleza del delito se entrometan en la investigación. Todo mientras Berta sufre una campaña contra ella en internet por un caso de pederastia mal resuelto y Lara afronta un terrible secreto de su pasado que, de salir a la luz, podría dar al traste con su carrera policial.


Ésta es de esas ocasiones en que me gusta tanto un libro que no sé cómo reseñarlo. Aquí estoy, dándole vueltas porque ni siquiera sé por dónde empezar. 

Podría empezar hablando de sus dos protagonistas, la inspectora Lara y la subinspectora Berta. Ellas son dos policías que trabajan dentro del Servicio de Atención a la Mujer en Zaragoza. Y ellas serán las encargadas de averiguar quién asesinó a Manuel Velasco, un joven que hacía poco había sido juzgado y declarado inocente de un delito de violación. También ellas fueron las encargadas de aquel caso. Y se sienten culpables por no haber conseguido las pruebas necesarias para haber demostrado su culpabilidad. Ahora tienen que investigar su asesinato. Y lo primero que se piensa es que alguien ha querido hacer justicia por su cuenta. Pero no es ésta la única trama que nos atrapa en la novela. Las historias personales de Berta y Lara son igual de interesantes. Lara, con sus secretos del pasado, que le atormentan y le impiden confiar de nuevo en la gente, en sus compañeros. Imposible no querer saber qué le ocurrió años atrás. Y Berta, que lo está pasando bastante mal con los continuos ataques que a través de un blog está sufriendo por un hombre al que detuvo por un presunto delito de abuso a un menor. Parece que no cumplió en esta ocasión Berta con las normas, con las leyes... Todo parece indicar que pudo tomarse un poco la justicia por su cuenta. La duda surge. No encuentra el apoyo de su marido. Incluso en el trabajo habrá quién dude de ella... Dos mujeres fuertes, hechas a sí misma, son Lara y Berta. Tan fuertes que, a veces, chocarán la una con la otra. Pero de lo que no hay duda es de que se complementan a la perfección. 

O podría empezar hablando del modo tan acertado que la autora emplea para enfocar el tema de la violencia de género, la pederastia... Y el modo tan acertado en que sabe reflejar el miedo, la inseguridad, la angustia de las víctimas. Y la confusión, el desgarro, el caos que también provoca en la familia de los culpables. Hay dolor por todos lados. También muestra de forma perfecta el daño que puede causar el linchamiento público a través de las redes. Más dolor...

También podría empezar hablando del realismo que desprende esta historia en todo momento. El trabajo policial es lento y así lo plasma la autora. No hay grandes avances en la investigación. Se tropieza mil veces con esa lenta burocracia que tenemos en España. Y aún así, la autora consigue que leamos página tras página sin apenas darnos cuenta, metiéndonos de lleno en la historia.

O podría empezar por ese magnífico e inmejorable final. Pero de él no puedo decir nada, porque sería fastidiar la historia  a quien aún no la ha leído. 

Me ha gustado mucho, mucho, mucho. Aún es pronto para decirlo, pero sé ya que esta lectura va a estar entre mis mejores lecturas del año. Así que os pido un favor, ¿por dónde empiezo la reseña? Que sigo en la duda...

https://twitter.com/hashtag/soyyincanera?f=tweets&vertical=default&src=hash

lunes, 2 de abril de 2018

Repasando marzo

Ha cundido mucho marzo en lo que a lecturas se refiere:
  • Estigmas de Colin Falconer 
  • Moby Dick de Herman Melville
  • Cuídate de mí de María Frisa
  • Violación de Chester Himes
  • La resurrección del agua de María Antonia Prieto 
  • El secreto de Iris de Joan Llensa 



Sí he estado más perezosa en lo que a reseñas se refiere...


 

En cuanto a series, he terminado las terceras temporadas de Vikingos y Sons of Anarchy. Totalmente enganchada a ambas series estoy. 








Y también he visto completita la primera temporada de Westworld, que me ha encantado. Y mira que iba con las expectativas altas, y por eso he esperado tanto para verla. Pero ha sido empezar a verla y encadenar episodio tras episodio. 







Sobre pelis, he visto It, que me ha decepcionado un poquito. Que soy miedica... Y no me ha dado miedo en ningún momento. También he visto Gorrión rojo, que me ha gustado bastante. Y Tomb Raider, peli palomitera sin más.  




Y os dejo un poquito de la música que me pongo estos días cuando leo. O cuando me relajo...



Y vuestro mes, ¿qué tal ha ido?